Terminaste tu carrera ¿qué sigue, comenzar a trabajar o estudiar un posgrado?

Si estás en los últimos semestres de la licenciatura, seguramente te has preguntado qué hacer después de acabar la carrera y titularte. Frente a ti tienes dos caminos: comenzar a trabajar o estudiar un posgrado. Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, por lo que la decisión puede ser difícil.

Si te encuentras en esta situación, no te pierdas este post; te ayudaremos a decidir entre trabajar o estudiar un posgrado y así elegir la opción que más te convenga.

Estudiar un Posgrado

La primera opción que se presenta es continuar tus estudios con un posgrado, ya sea en su modalidad de especialidad o maestría. Hay muchas alternativas para cursarlos, ya sea en universidades privadas o en instituciones públicas. Incluso, existe la posibilidad de estudiar becado en el extranjero.

Otra cosa que debes saber es que si deseas iniciar una carrera en el mundo de la investigación, necesariamente deberás contar con estudios de posgrado y, por lo general, con el grado de doctor.

La duración de estos estudios por lo general es la siguiente:

  • Especialidad: 1-2 años
  • Maestría: 2 años
  • Doctorado: 4 años

En algunas ocasiones, dependiendo de la universidad en la que ingreses, estos tiempos se pueden acortar o alargar un poco. Considera esto al momento de decidir estudiar un posgrado.

A continuación te presentamos los pros y contras de seguir este camino.

Ventajas

  • Si estudias la maestría en una universidad pública, tendrás un apoyo económico por parte de CONACYT o del posgrado en el que estudies, así que no deberás preocuparte por tener que trabajar mientras estudias.
  • Cursar un máster en el extranjero ayudará a que tu CV sea mucho más interesante.
  • Estudiar un posgrado en instituciones privadas, sobre todo si es en temas de economía o administración, te puede abrir las puertas a grandes empresas.
  • La maestría te permite acceder a los estudios de doctorado.
  • Podrás encontrar mejores empleos, puestos de mayor responsabilidad y, por ende, mejores salarios.
  • Te permite llevar a cabo una vida dedicada a la investigación en universidades o institutos de prestigio.
  • Haces muchos contactos que en un futuro pueden ser útiles.
  • Existe la posibilidad de realizar estancias de investigación o cursos en el extranjero.

Desventajas

  • Si recibes una beca para tus estudios, como las de CONACYT, no tienes permitido trabajar más de 8 horas semanales. Esto implica que será más complicado conseguir experiencia laboral.
  • Algunos programas de maestría y doctorado condicionan a sus alumnos para terminar sus estudios en cierto tiempo para poder obtener el grado; de otro modo, al pasar el tiempo límite, no podrán titularse.
  • Puede ser agotador si no estás acostumbrado a un ritmo constante de trabajo.
  • Los estudios de posgrado son caros en las instituciones privadas de prestigio.
  • Las becas para estudiar en el extranjero son limitadas y dependen de los presupuestos gubernamentales. En principio esto no es una desventaja, pero debes tener en cuenta que los presupuestos pueden disminuir de un año a otro y por esos ajustes ya no alcance el dinero para cubrir la totalidad de las becas.
  • Conseguir un trabajo se vuelve complicado. La falta de experiencia y la sobre calificación pueden ser un factor en tu contra al  momento de acudir a las entrevistas.
  • Si no tienes una beca para estudiar la maestría o el doctorado, deberás dedicar tiempo a trabajar.

Si estás interesado en estudiar un posgrado, te recomendamos leer nuestro artículo sobre maestrías.

Comenzar a trabajar

La otra opción que tienes al salir de la carrera es redactar tu CV, buscar ofertas en Internet, acudir a entrevistas y comenzar a trabajar. Lo ideal siempre es ejercer en un empleo relacionado con lo que estudiaste, pues para eso dedicaste más de 4 años de tu vida en adquirir conocimientos que luego pudieras aplicar.

Al principio será complicado porque acabas de salir de la universidad, pero verás que llegará tu oportunidad de insertarte en el mundo laboral. Aprovecha que las universidades tienen departamentos de bolsa de trabajo; acércate para asesorarte, normalmente están en contacto con empresas que buscan nuevo talento.

Ahora, antes de que tomes una decisión, te presentamos pros y contras de ponerte a trabajar después de graduarte de la universidad.

Ventajas

  • Comienzas a tener tus propios ingresos. Esto implica que comienzas a independizarte al no tener que pedirle dinero a tus padres; además, puedes comenzar a aportar dinero a tu casa y ayudar con los gastos o pensar en mudarte a vivir solo.
  • Obtienes experiencia laboral, lo cual es importante para poder ascender de puesto en el futuro o buscar un empleo mejor remunerado.
  • En algunas ocasiones puedes obtener prestaciones superiores a las de ley como seguro de gastos médicos mayores, acceso a gimnasio, descuentos en algunos establecimientos, etc.
  • Conoces diversas áreas de oportunidad para explotar tus conocimientos.
  • Tienes un horario fijo.
  • Algunas empresas apoyan a sus empleados si desean estudiar un posgrado.

Desventajas

  • Tu primer salario no será tan alto como esperabas. Pero no desesperes, apenas es el comienzo y poco a poco irás consiguiendo mejores pagos.
  • La falta de experiencia puede ser un contratiempo. Normalmente las empresas buscan candidatos con al menos uno o dos años de experiencia en las tareas que deberán desempeñar. Pero no te desanimes, Recuerda acudir a la bolsa de trabajo de tu universidad, ellos podrán ayudarte.
  • Si deseas estudiar un posgrado, puede que tengas que dejar tu empleo o debas retrasar la vuelta a tus estudios.
  • Es posible que tu primer empleo no esté relacionado con la carrera que estudiaste.
  • Inestabilidad laboral. En ocasiones los trabajos que encontrarás serán temporales.

¿Puedo estudiar una maestría y trabajar al mismo tiempo?

Como ya te mencionamos, algunos programas de maestría se pueden estudiar a tiempo parcial para que puedas compaginar los estudios con el trabajo. Otra opción es recurrir a las instituciones privadas que cuentan con maestrías ejecutivas y en línea. Así, solamente tendrás que acudir al plantel de la universidad una vez por semana, o bien, realizar todo desde una plataforma en Internet. Estas últimas opciones son muy buenas si ya tienes un trabajo estable, con un buen sueldo y de todas maneras quieres prepararte más para seguir ascendiendo.

Ahora que ya sabes las ventajas y contras de comenzar a trabajar o estudiar un posgrado, estamos seguros de que podrás tomar con calma la decisión que más te convenga. ¡Lo harás excelente!

Si te ha gustado este artículo, compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *